CONTROL DEL APETITO

CONTROL DEL APETITO

Chromium Picolinate 100 caps.

4,64 €

CHROMIUM PICOLINATE de Scitec Nutrition son cápsulas de 200mg de picolinato de cromo. Hay estudios que demuestran que la utilización de Chormium Picolinate mejora la composición corporal a perder grasa independientemente de su actividad física. Además chromium picolinate está demostrado que reduce el colesterol, disminuye los niveles de glucosa en diabéticos, ayuda a perder grasa y mejora la síntesis proteica.

Chromium Picolinate 60 caps.

8,00 €

Chromium Picolinate de Nutrione nos aporta 25 mcg de cromo en cada cápsula en forma de picolinato de cromo, que cuenta con una mejor absorción y que colaborará con la acción de la insulina, principal hormona responsable del metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas.

Chromium Picolinate 200 mcg 90 caps.

21,50 €

Chromium Picolinate de Solgar tiene una función principal para el organismo, y es la de aumentar la eficacia fisiológica de la insulina tanto endógena como exógena. El Cromo, al ser mezclado con el ácido picolínico produce efectos en el metabolismo de la glucosa del cuerpo, estimulando la liberación de insulina y potenciando su actividad al aumentar el número de receptores de insulina, y ayuda a mantener la salud de las células pancreáticas encargadas de su producción.

Chromium Picolinate 90 caps.

12,90 €

Chromium Picolinate de Pure Big Series es un suplemento dietético en cápsulas elaboradas a partir de picolinato de cromo una molécula formada por el mineral cromo unida a tres ácidos picolínicos que se caracteriza por participar en el metabolismo energéticos de los hidratos de carbono, ayudando a regular los niveles de glucosa en sangre.

Inulina Prebiótica 200 gr

8,99 €

La Inulina Prebiótica de Haya Labs al ser una fibra soluble tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo, siendo uno de los principales el favorecer el crecimiento de la flora bacteriana de nuestros intestinos ya que la fibra al ser resistente a las enzimas de la saliva y las del estomago, llega casi intacta a nuestros intestinos donde las bacterias la aprovechan para alimentarse y prosperar, lo que comportará que ocupen todo el intestino y por lo tanto no dejando espacio para que puedan proliferar bacterias perjudiciales para nuestro organismo.